Conoce las sustancias peligrosas más comunes y dañinas

Cuando hablamos de sustancias peligrosas, comúnmente nos imaginamos ácidos, sustancias que pueden arder con facilidad como la gasolina entre otras muy comunes, pero la verdad es que estas sustancias están en nuestro entorno en mayor medida de lo que creer, por lo que es necesario saberlas identificar y manipular para prevenir daños a la salud y al medio ambiente.

Ante todo es vital que si estas en presencia de una emergencia causada por sustancias peligrosas, lo mejor es contactar a empresas especialistas en tratarlas como Conterol y que sean estos quienes se encarguen de su manipulación. Conoce las sustancias peligrosas más comunes y dañinas que seguro tienes en tu hogar.

Destilados del petróleo

El petróleo no solo es empleado para producir gasolina, de él se derivan una gran cantidad de diversos productos como ceras, removedores y limpiadores, todos estos productos son sumamente tóxicos si se ingieren por error y por lo general son muy inflamables. Estos productos se deben almacenar cuidadosamente lejos de zonas de calor y en lugares seguros para evitar accidentes con niños y mascotas.

Pesticidas

Estos productos suelen contener elementos altamente dañinos, así como cancerígenos como el arsénico y a pesar de haber eliminado su uso en una gran parte de estos productos, aun suele estar presente en aguas subterráneas, debido a su gran uso en la agricultura durante mucho tiempo.

Limpiador de hornos

Para que estos productos sean sumamente eficaces, deben contener lejía, esta sustancia es sumamente corrosiva y puede llegar a quemar la piel y los ojos, de manera que si lo usas en forma de aerosol, lo más probable es que contamines toda tu casa.

Amoniaco

Este producto es empleado en la limpieza de mesadas de cocina, cuartos de baños, ventanas y otras áreas donde se producen hongos y manchas difíciles de remover, sin embargo, se conoce de su alta toxicidad y corrosión, así que no debe de emplearse por mucho tiempo ya que puede llegar a quemar la piel y sus vapores pueden penetrar en los ojos y fosas nasales.

Cloro

Es quizás el producto más común en todos los hogares, empleado para limpiar y desinfectar diversas áreas, así como la ropa y otros elementos, sin embargo el contacto directo con él puede causar quemaduras en la piel, problemas de respiración y afectar notablemente los ojos.

Monóxido de carbono

Este elemento proviene de otras fuentes y no precisamente de productos de limpieza. Las chimeneas, calderas, calentadores a gas, los vehículos entre otros agentes que expiden humo son las principales fuentes de emisión de este gas. La exposición baja a este químico puede causar dolores de cabeza, pecho y fatiga y si la exposición es más elevada puede llegar a provocar la muerte.

A diarios nos vemos rodeados de estos productos, por lo cual es necesario conocerlos, identificarlos y así poder reducir el efecto que tienen en nuestra salud.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*